¿Sabías que tanto la envidia como los celos son emociones negativas?

En cuanto a las diferencias, la principal es que mientras la envidia es el sentimiento de codiciar lo que otra persona tiene, los celos son la emoción relacionada al miedo de perder algo o a alguien.

La característica primordial del envidioso es que eso que el otro tiene , para él no tiene ningún valor. No se trata de que lo quiere por el atractivo del objeto, lo quiere solamente por que le molesta que lo tenga el otro.

La envidia se vuelve fácilmente en resentimiento, envenena nuestras relaciones con los demás. Cuando estamos todo el tiempo lamentándonos por lo que no tenemos, no nos queda lugar para dar gracias por todo aquello que si tenemos.

Los celos, en cambio, están definidos por una relación triangular, en la cual el temor que siente el celoso es que una persona, a la cual quiere mucho, le de a algún otro, lo que solo debería darle a él.

La envidia y los celos resultan de las inseguridades de cada persona. Es por eso que resulta deseable aprender a controlar estas respuestas emocionales. Sólo de esta manera una persona podrá ser capaz de construir relaciones interpersonales sanas.

Autora: Lic. Karina Rojas

Entradas destacadas
Entradas recientes